La primera semifinal del Conde de Godó ha concluido de una forma rápida en comparación con el partido vivido entre Carlos Alcaraz y Alex de Miñaur. El gijonés llegaba de unos octavos y cuartos de final muy duros donde salió con vida de milagro, mientras el argentino, llegaba un poco más entero.

La primera manga comenzaba con dos roturas de servicio en los 4 primeros juegos, con el 2-2 en el marcador el partido se suspendía por lluvia. En la reanudación, Carreño siguió la tónica en la que terminó el partido ante Ruud. El español conseguía volver a romper el servicio del argentino y cerraba el primer set por 6-3.

La segunda manga estuvo muy igualada, mucho peloteo y puntos muy largos. con 3-3 en el marcador, Carreño daba un golpe sobre la mesa y rompía el saque a Diego. El español mantuvo el saque hasta el final y cerraba el partido por (6-3 / 6-4) en exactamente 1 hora y 41 minutos de partido.

El argentino no ha jugado su mejor tenis en su superficie favorita, mientras que Pablo Carreño ha vuelto a jugar su mejor tenis. Un resultado “cómodo” para el español para lo que se podía llegar a esperar de esta semifinal.

Pablo Carreño se enfrentará esta misma tarde en la final a Carlos Alcaraz, que llega muy fatigado después de su partido de hoy. Dos jugadores de la misma academia y además, buenos amigos, se espera una final de mucha tensión y donde tendremos sí o sí un ganador español.